En esta sección publicamos artículos sobre tus experiencias en Marbella. Buscamos textos en prosa or verso en los que nos describas tu relación con Marbella, y en los que reflexiones sobre la Marbella que conoces y la Marbella que desearías. Mándanos tu texto “Marbella y Yo” a:

editorial [@] somosmarbella [.] com

Mar de Piedras Preciosas

Marbella, no es un lugar donde sólo puedes encontrar piedras preciosas en los escaparates de las joyerías de lujo. Esas piedras, a la venta en cualquier otra tienda o lugar del mundo, no son las verdaderas piedras preciosas de Marbella a las que yo me refiero. Las piedras de las que yo hablo no brillan en los dedos de las damas, sino en las orillas de las playas, bañadas por las saladas olas e iluminadas por un Lorenzo espectacular. Cualquiera que se haya dado un paseo por el centro de la ciudad, el llamado casco antiguo de la ciudad de Marbella, habrá notado que las calles y las aceras de la vieja Marbella están hechas de piedras, redondeadas por las aguas y mareas y por el roce con otras piedras. Esas piedras que pisamos en el centro de la ciudad han sido traídas desde tiempos inmemorables desde las playas y ríos cercanos para crear fantásticas formas geométricas.

Las calles del casco antiguo no solo están hechas de piedras sino también de losas de barro. Los suelos de las antiguas casas también están hechos de estos materiales, y las casas en si también. Los residentes en la histórica Marbella trajeron desde los alrededores aquellos materiales con los que construir sus hogares y espacios interiores. Las piedras preciosas de Marbella se pueden coleccionar en las orillas de las playas y llevan grabadas en sus entrañas los misterios de la prehistoria y las madrugadas venideras.

La fuerza y vida de estas piedras, forjada a través de los siglos, nos empequeñecen al reflejarnos en sus  trayectorias milenarias. Tras haber visto las maravillas del centro de la tierra, de las montañas de la Sierra de las Nieves, tras haber estado expuestas a los elementos, a la erosión, al transito, estas piedras adquieren una identidad única. Mis piedras preciosas de Marbella llevan siendo coleccionadas durante años, y es tan sencillo como sentarse en la orilla y seleccionarlas por colores, texturas, brillos e impurezas. A veces, o mas bien a menudo, intento descifrar sus mensajes, identificar las formas y encontrar imágenes, un poco como cuando uno mira las nubes y estas empiezan a mostrarse en forma de animales, objetos cotidianos o símbolos. Las piedras preciosas de Marbella no se llevan para engalanarse y ensalzar la belleza de los que las visten, mis piedras preciosas se llevan en el interior de los que son capaces de mezclarse con la naturaleza, de volverse piedras por unos instantes, de dejar atrás su vida y sumergirse en el milenario mar de la memoria.

Octubre 2011