Del Siglo 3 a.C. al 5 d.C.

Antes de la invasión Romana en el siglo 3 a.C ya habitaban fenicios y griegos en nuestra costa. Roma ocupaba gran parte de La Bética, la Andalucía de hoy, con Córdoba como capital. En la ciudad de Itálica (Sevilla) nacieron dos emperadores romanos Trajano y Adriano, y en Córdoba el filósofo Séneca. Durante los 8 siglos de dominio romano, Marbella se convirtió en un centro agrícola, exportando uvas, aceitunas y Garum a Roma.

  • Villa Romana de Salduba

En 1961 se descubren los mosaicos de un patio rectangular del siglo 2 d.C. que daba acceso a 5 habitaciones. La villa cuenta con un mosaico de Medusa. Los mosaicos muestran imágenes de delfines, anclas e imágenes relacionadas con el antepasado de nuestra cultura culinaria: verduras, animales y herramientas de cocina.

La Villa Romana, en la desembocadura de Río Verde, fue probablemente parte de Salduba (zona entre Puerto Banus y la Marbella). Salduba ha sido mencionada en los textos de Mela, Plinio y Ptolomeo. El nombre seguramente proviene de las Salinas, que ya existían en tiempos griegos. La sal se utilizaba en la preservación carnes y pescados, y en la preparación de Garum, una salsa greco-romana hecha con intestinos de pescado fermentados en salazón. Según Plinio, el Garum se cotizaba en los mercados a un precio similar que el perfume. Las Salinas pueden haber dado su primer nombre a nuestra Marbella, Mara-Polis o Ciudad del Sal.

  • Las Bóvedas  – Cilniana

6 kilómetros al oeste de Salduba se encontraba la urbe romana de Cilniana (San Pedro Alcántara). Una gran edificación a pie de playa, construida en el siglo 3 a.C. y descubierta en 1926. Esta sólida construcción de argamasa fue construida alrededor de un patio octogonal embovedado, con un diámetro total de 9,75 metros. En el centro hay un estanque octogonal de 1,20 metros de profundidad. El agua era llevada desde las montaña por tuberías de ladrillos que todavía hoy existen, y se calentaba en los baños. Sólo podemos admirar a los ingenieros romanos anónimos que edificaron esta excepcional construcción pública.

  •  La Muralla y Forum Romanum:

Otra urbe romana se encontraba en el centro histórico de Marbella. La Plaza de los Naranjos fue posiblemente la Plaza del Mercado, o Forum Romanum. No quedan monumentos visibles, pero se pueden contemplar materiales de construcción de templos romanos en la muralla construida posteriormente por los árabes.

La base de los sillares de la muralla es claramente romana y en la muralla árabe se encuentran incrustados capiteles jónicos.

5 Siglo AD – 711 AD

Los Vándalos llegaron a La Betica y renombraron estas tierras como Vandalucia en el siglo quinto. Unas amables señoritas de la oficina turística le podrán enseñar uno de los pocos monumentos Vándalos que todavía existentes en la zona:

  • La Basílica de la Vega del Mar

De época Paleo-Cristiana, con su cementerio, fue terminado alrededor del siglo V y fue uno de los primeros monumentos cristianos en la península. La basílica fue construida en medio de la marisma, que en 1930, fueron drenadas con la plantación de eucaliptos. La pequeña basílica es una construcción singular de doble ábside (sólo hay 2 en España). La basílica de  20 x 11 metros tiene tres naves y contiene un raro baptisterio que alberga una gran piscina de planta de cruz y otras dos más pequeñas de planta rectangular. El baptisterio tiene forma de cruz oriental, similar a los del norte de África. Alrededor de la basílica hay un total de 148 tumbas.

711 a 1485

En el año 711 los musulmanes de la casa real Omeya de Damasco entraron en la península Ibérica. Marbella, llamada MARBIL-LA, fue una prospera ciudad, de arquitectura Árabe-Mediterránea, con estrechas y tortuosas callecitas, protegidas por las murallas del Castillo y la Alcazaba. El dominio de Al-Andalus (España musulmana) se prolongó 8 siglos, durante los cuales florecieron las artes y las ciencias: se construyen palacios, mezquitas, escuelas y baños públicos; se introdujeron nuevos cultivos y se mejoraron las técnicas de irrigación romana.

La Muralla limitaba con la hoy Av. Ramón y Cajal, la Av. Nabeul y la calle de Huerta Chica. Durante la época Islámica la ciudad contaba con el castillo (Alcazaba) y tres puertas de acceso: “del Mar”, “de Ronda” y “de Málaga”.

El Castillo aún se conserva; la muralla y las puertas han desaparecido. En las costas de Marbella se pueden ver 7 torres Almenaras, de época Nazarí. Las torres, construidas como chimeneas sirvieron de alarma visual ante los frecuentes ataques de piratas norteafricanos.

Marbella prospera durante el reinado Nazarí con una población de aprox. 4000 habitantes dedicados a la agricultura – cultivo de higos, uvas y cría de gusanos de seda. Los árabes introdujeron en España la Naranja que habían traído de China. La flor de Azahar perfumaba las ciudades andalusí. * Nota curiosa: Los árboles de la plaza de los Naranjos se plantaron en 1950.

El 8 de Junio de 1485, día de la caída de Ronda, la población marbellí se rinde a los Reyes Católicos. El 11 de Junio, día de San Bernabé, los restantes musulmanes partieron hacia Granada. Desde entonces se celebra en estas fechas la Feria de Marbella.

1485 – 1812

La población marbellí bajo drásticamente de 4000 en 1.485 a solo 275 tres años después. Los Reyes Católicos obligaron a la población no cristiana a emigrar. Mezquitas, colegios y baños públicos fueron cerrados y destruidos.

Tras La Reconquista y durante el siglo XVI la estructura urbana experimentó grandes cambios. El centro de la “Medina” musulmana (hoy Casco Antiguo) fue destruido para abrir una plaza (“Plaza Mayor” o “Real”, hoy de “Los Naranjos”). El pintoresco conjunto de la plaza está enmarcado por casitas blancas y tres edificios históricos: El Ayuntamiento o Casa Consistorial, La Casa del Corregidor y La Ermita de Santiago. Lindando con la Calle Nueva y La Plaza de los Naranjos hay una fuente erigida en el año 1.504 por el primer alcalde de la Marbella Cristiana. La vista desde la fuente hacia la izquierda nos dirige a la Casa del Corregidor, fechada en el año 1.552, que luce una bonita y bien conservada fachada de piedra con escudos y un mirador de tres arcos, con fachada gótico mudéjar y rasgos renacentistas.

El ayuntamiento, que data del 1568, tiene un ancho balcon de hierro forjado, una espléndida portada mudéjar, escudos e inscripciones. En el interior hay una interesante armadura mudéjar y pinturas al temple en la sala de justicia con los escudos de Felipe II y de la ciudad.

Al este está la Iglesia de la Encarnación, construida en el siglo XVIII sobre un templo del siglo XVI. Su interior está dividido en naves separadas por arcos de medio punto. Del exterior destaca la portada de piedra rojiza. La torre tiene cuatro cuerpos prismáticos. Alberga algunas pinturas y valiosas obras de orfebrería.

Bajando la Calle del Viento, está el antiguo Hospital de Bazán, residencia de Don Álvaro de Bazán, y que hoy acoge el Museo del Grabado Español Contemporáneo. Desde este edificio se negociaron los rescates de prisioneros cristianos, entre ellos Miguel de Cervantes. Al sur, la Delegación de Cultura cuenta con una exposición permanente sobre las excavaciones arqueológicas de la zona.

La mayoría de las murallas de la fortaleza construida por los árabes en el siglo IX desaparece por orden del rey Carlos III en 1.786. En 1.761 se plantaron los primeros Álamos en el parque de la Alameda. Al sureste de la Alameda, se encuentra hoy el Hotel El Fuerte, construido sobre los restos del antiguo Fuerte de San Luis, que fue construido por Rey Carlos V en 1754 para luchar contra los ataques de piratas norteafricanos, como el famoso Barbarroja.  Las torres vigías de la costa servían de aviso de la llegada de piratas. El Fuerte contaba con un túnel que unía la costa con la ciudad, en caso de retirada. En 1752 el Fuerte de San Luis contaba con 7 cañones, y su puerta principal daba al norte protegida por un foso con su puente levadizo.

El Fuerte de San Luis fue importante durante la Guerra de la Independencia (invasión napoleónica). Las tropas francesas atacaron Marbella y la ocuparon durante casi 2 años. Marbella recibían ataques de las guerrillas de la Serranía de Ronda, y en Agosto de 1812, estando la guarnición francesa rodeada por tierra y mar, el Coronel Marasin destruye El Fuerte de San Luis (usado como polvorín) y abandona Marbella, por eso hoy sólo queda la mitad de la fortificación.

1812 -1943

A mediados del siglo IXX Marbella se convirtió en un centro minero. La Británica ‘Iron Ore Company’ extraía hierro de “El Peñoncillo”. En 1.890 un 75 % del hierro producido en España se minaba en Marbella. Más de mil personas trabajaban en la mina. Cinco mil toneladas de hierro se enviaban a UK al año. La crisis del ’29 obligó su cierra.

Don Manuel Gutiérrez de la Concha, el Marqués del Duero creó la hacienda más grande de España (10,000 hectáreas) a finales del siglo IXX en lo que  hoy es San Pedro Alcántara. La Colonia de San Pedro Alcántara se creó para dar cobijo a los labradores y ofrecerles privilegios como educación y asistencia médica. El primer tractor utilizado en España fue en la hacienda El Ángel (hoy Nueva Andalucía), famosa por sus deliciosas naranjas que se exportaban a Londres y Hamburgo.

En 1930 Marbella tenia 9000 habitantes. En 1935 El Hotel Miramar abrió sus puertas. El precio por habitación era el triple que el del Hotel Comercial, hasta entonces el hotel de Marbella. El Miramar ofrecía agua y electricidad en sus habitaciones y restaurante, y publicaba folletos en francés e ingles para atraer turistas que provenían de Gibraltar y Tánger.

La Guerra Civil del ’36 y la Guerra Mundial del ’39 obligaron el cierre de este hotel pionero del turismo marbellí.

1943 – 1980

Trás la época de la guerra  Ricardo Soriano, Marqués de Ivanrey, abrió el primer hotel con restaurante ‘La Venta y Albergue del Rodeo’, entre San Pedro y Puerto Banus que ayudó a la recuperacion económica hacia 1.943. El hotel-bungaló de estilo norteamericano contaba con bungaloes alrededor de un edificio central con restaurante y la recepción.

El Rodeo fue frecuentado por artistas y famosos, entre ellos su primo, el Príncipe Alfonso von Hohenlohe que compró la finca Santa Margarita en 1946. El príncipe decidió transformar su casa en un club privado y creó el Marbella Club Hotel, que se inauguró el 8 de Marzo de 1954. Previa apertura oficial, el hotel ya hospedaba estrellas de cine como Kim Novak o James Stewart, y los posteriores huéspedes podían dormir en las camas que previamente habian ocupado de estrellas, una estrategia comercial inteligente. Otros personajes como los Bismark, Thyssen y Rothschild, y estrellas de Hollywood como Rock Hudson o Ava Gardner, visitaron el Marbella Club Hotel.

Otro amigo de Ricardo Soriano, el constructor Norberto Goizueta, urbanizó Guadalmina Baja con su hotel y el primer campo de golf. Tanto el hotel Guadalmina como el Hotel El Fuerte, ambos construidos a finales de los cincuenta, eran como el Marbella Club, relativamente pequeños de unas cincuenta habitaciones.

Grandes hoteles como Los Monteros, El Hilton (hoy Don Carlos) y el Don Pepe fueron construidos hacia 1965. El hotel Incosol, con servicio médico y balneario, abrió en 1973. Un Huésped regular del Incosol el rey Fahd, que se enamoró de Marbella y construyó su propio palacio “Mar Mar“. Delante del cual está el Hotel Puente Romano inaugurado en 1978, con 178 habitaciones y discoteca.

El empresario y constructor José Banus compró la finca El Ángel. Creó el primer puerto deportivo de Andalucía y urbanizó Nueva Andalucía, construyó el Casino, el Hotel Andalucía Plaza y la Plaza de Toros. Puerto Banus es un atractivo destino turístico en Europa, y es visitado por más de un millón de turistas al año.